La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.

La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.